lunes, 15 de enero de 2018

Nuevo año. Y van...

Frío, mucho frío... Iba a añadir eso de "como estarán comprobando, si ustedes viven por esta zona...". Pero creo que es general en España, así que me lo evito...

El caso es que ya, por fin, estamos en 2018, y dejamos atrás la Navidad que empezó... en octubre, más ó menos.... Porque mira que a mi, lo reconozco(cada uno tiene sus defectos...) me gusta la Navidad, como ya les he reconocido aquí mismo... Las calles iluminadas, la música que acompaña tus paseos, amigos, conocidos, compañeros... deseándote unas felices fiestas... En fin, que hay que reconocer que son unas fiestas algo distintas... pero que se empiezan a ser ya demasiados largas de unos años para acá; que al paso que vamos, se van a terminar las navidades del, un poné, 2023, y del tirón se empezará con los preparativos de las del 2014. Una exageración, claro, pero es que vemos cómo cada año empieza antes la pre-Navidad.

El caso es, repito, que ya se fue 2017, y hemos entrado en un nuevo año. 2017 ha sido un año normalito, ni fu ni fa, ni chicha ni limoná. No pasará por nada en especial a la historia de mi vida, un año más, unas vivencias más, unas historias más... Lo cual, no obstante, tiene sus ventajas, no crean; cuando hay algo desafortunado que rompe la cotidaneidad, la rutina diaria, añora uno esos tiempos "en los que no pasaba nada"... Uno tiene, no sé, un accidente, una enfermedad, un descalabro laboral ó sentimental... y seguro que echa de menos esos tiempos en los que no le pasaba nada. Así que, bueno, tampoco ha estado tan mal...

Y ya aterrizamos, sanos y salvos, en el 2018, quién lo diría allá por los sesenta del pasado siglo, cuando uno era un niño de pantalón corto en una televisión en blanco y negro, enamorado, como todos, de Marisol, tan repipi ella... Y acabaron las compras navideñas, y empezaron las rebajas, y el mes próximo el Carnaval, al que seguirá, sin solución de continuidad, la Semana Santa... Y ya estamos en verano, claro...

Que, en fin, ustedes hayan sido felices, que el nuevo año, a unas malas, les dejen tan contentos como estaban, que disfruten de  la vida tan maravillosa que les rodea. 

Y no se olviden, sigan leyéndome, por favor... :-)



2 comentarios:

  1. Así es Carlos, que 2018 te sea al menos como el que pasó. aunque creo que debemos ser algo más egoístas y exigirle un poco más, no siempre nos van a exigir a nosotros.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario... Pues verás, amigo, uno ha llegado ya a una edad en que dice como el del chiste al que le persigue el toro: ¡Virgencita, que me quede como estoy!... Viendo cómo está el mundo, con tanto descerebrado suelto, al menos que el nuevo año le pido que, como mínimo, me deje como estoy...

    ¡Feliz semana, y año!

    ResponderEliminar