martes, 14 de agosto de 2018

Del nuevo gobierno (segunda parte)

Les hablaba yo hace un par de meses del nuevo gobierno de Pedro Sánchez (vean: "El nuevo gobierno"), reconociendo que, a priori, no me disgustaba su composición, ya que había algunos integrantes, digamos, "interesantes"... excepto en dos de sus miembros: el ministro de Deportes (que, como era obvio, duró un suspiro...); y Carmen Calvo, la calamidad hecha persona, una inútil a más no poder, listísima, sí, pero para estudiar, porque lo que es para trabajar... Ahí está, que en sólo dos meses en el cargo, ya ha tenido más de una metedura de pata (y lo que queda...). Como se sabía que iba a pasar, porque quien no da para más, pues eso, no da para más...

Hay cosas de este gobierno, ó de su presidente, que no termino de entender... Por ejemplo, la prisa que se ha dado para enchufar a su mujer, coom un cargo de no sé qué para Africa... Hombre de Dios, habrá en este país miles y miles de mujeres (si se quería que fuera una mujer la que ocupara ese puesto...) para no tener que colocar a su propia esposa?... Está el ánimo entre los españoles como para este tipo de detallitos?... ¿No es un gesto perfectamente evitable, nombrando a otra persona que no fuera la propia cónyuge?... Eso por no hablar de Begoña, la beneficiada, que tampoco parece tener dos dedos de frente para no haber aceptado un cargo al que llega "por ser vos quien sois...", no por otra cosa... Creo que ella misma tenía que haberse negado a ese nombramiento, por la sencilla razón de que "la mujer del César no sólo debe de ser honrada... sino parecerlo". Pues eso...

No termino de entender tampoco la política migratoria de este gobierno de Pedro Sánchez... Este es un tema en el que es muy fácil caer en la demagogia: fronteras abiertas para todo el que quiera, y ya está... Sí, sí, estupendo, claro; ya sabemos que estamos en un país rico, con dinero para todo el mundo, que económicamente no hay ningún problema. Así que qué  más da que vengan todos los que quieran, y ya con eso acabamos con el problemón; si es que aquí todo es muy fácil... Decía hace unos días un amigo mío una frase que resume este agujero de la inmigración: "África no cabe en Europa"... Una verdad como un templo de grande. Queramos ó no queramos, esa es la realidad: África no cabe en Europa. Nos guste más, ó nos guste menos, este problema no se acaba abriendo las puertas, y que pase el que que quiera. 

Y Pedro Sánchez and Company están tirando de eso, de demagogia, más preocupados de intentar captar votos que de buscar soluciones... Así están ahora no queriendo admitir en las costas españolas a un barco... cuando hace semanas a otro le dijeron que sí. Estas son las cosas que pasan cuando no se gobierna, sino se improvisa...

Han pasado sólo dos meses, cierto; pero empiezan a verse detallitos de este gobierno pedrista que... no sé, no sé.


No hay comentarios:

Publicar un comentario